En ocasiones buscamos una manera útil y no demasiado compleja de medir nuestro estado de forma o conocer si nos estamos adaptando correctamente al entrenamiento. Sin duda lo más fiable sería la realización de un test pero a veces nos encontramos inmersos en una planificación concreta y llevar a cabo un test resulta complicado por la necesidad de llevarlo a cabo descansado y el nivel de fatiga que genera.

El entrenador estadounidense y ex triatleta de Ironman  Jim Vance (8:37 en Ironman Florida), propone la monitorización del factor eficiencia y el desacople (Pw:Hr) cómo métodos sencillos para conocer el nivel de adaptación del atleta.

Factor Eficiencia

Este valor se corresponde con la división entre la potencia normalizada (en caso de ciclismo, en carrera utilizaríamos el ritmo normalizado graduado) y la frecuencia cardiaca media. Por ejemplo si entrenamos una hora a ritmo estable de 200 watios y una frecuencia cardiaca de 140 pulsaciones por minuto, tendríamos un factor eficiencia de 1,42. Ahora bien si llevamos a cabo un plan de entrenamiento para la mejora de la forma aeróbica y realizamos un rodaje a 200 watios y 130 pulsaciones por minuto nuestra eficiencia sube a 1,53, por lo tanto a medida que mejoramos nuestro estado de forma deberíamos ver un aumento de este parámetro. También podríamos ver el caso de que a un mismo valor de frecuencia cardiaca movemos más watios. En el caso de carrera a pie podríamos emplearlo de forma orientativa a partir del ritmo normalizado graduado pero la medición no resultaría tran precisa salvo que contemos con datos de potencia.

Desacople (Pw:Hr)

El desacople corresponde con el comportamiento de la frecuencia cardiaca en relación a la potencia y en función del tiempo. Controlando en qué medida se desvía la frecuencia cardiaca en un entrenamiento a potencia estable puede ser un buen indicador del estado de forma del atleta. Por ejemplo, si realizamos un entrenamiento estable a 200 watios empezando a 120 pulsaciones y lo acabamos a 140, necesitaríamos mejorar nuestra forma aeróbica.

Debemos tener en cuenta que esté parámetro sólo resulta fiable a intensidades estables, en sesiones de intensidad variable en grupo o con mucho desnivel los desacoples son muy proununciados y demasiado variables.

En TrainingPeaks podemos ver este dato en la sección mapa/gráfico como “pot:rc”. Durante fases de carga sería interesante mantenerlo alto, ello indica que estamos continuamente buscando adaptación y no estamos estancados, pero una vez hemos hecho nuestra puesta a punto si que deberíamos mantenerlo bajo, ello indicaría un buen estado de forma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El concepto de desacople tiene cierta relación con el concepto de deriva cardiaca o drift, aunque no es exactamente lo mismo. El drift correspondería a un aumento de la frecuencia cardiaca y un descenso del volumen sistólico a una potencia o ritmo estable y es característico de ambientes calurosos.

 

Los comentarios están cerrados.